El ladrón de París 

La cautivadora rebeldía

 

Por Sandra P Medina

Un encantador, seductor y elegante Jean-Paul Belmondo, interpreta a Georges Randal, en El ladrón de Paris (1.967) Louis Malle con la colaboración de Jean-Claude Carriére, se basaron para escribir el guion de esta película, en el libro, El ladrón de Georges Darien, a causa de lo extenso del manuscrito, decidieron omitir los textos políticos y enfocarse en el personaje; el resultado, una película que nos permite vislumbrar una obsesión, una pasión que mantiene vivo a Georges, robar casas de los burgueses, pues él no roba por necesidad, sino por afición.

La locura que se desborda a través de lo que le apasiona a uno en la vida y esa necesidad de sentir adrenalina, para saciar esa sed de euforia tan refrescante e indispensable para el ser humano.

Tal vez, esa fue la razón principal por la cual encontré esta película tan fascinante, porque no concibo la vida sin pasión, sin esa emoción extrema que nos recarga de dopamina, dilata nuestras pupilas y nos estremece hasta experimentar el éxtasis.

Georges se codea con otros ladrones, que le ayudan a perfeccionar su técnica y emite un encanto y carisma que lo hacen irresistible ante  las mujeres.

Al igual que con el personaje de El fuego fatuo, Malle se sintió identificado con Georges Randal. El cineasta provenía de una familia adinerada y asumió la rebeldía de Georges como suya, esa necesidad de sacudirse y liberarse de las ataduras de los convencionalismos y las apariencias, he ahí el ingrediente polémico a lo largo de su carrera cinematográfica.

Durante esa época, el primer matrimonio de Malle estaba en crisis y apenas duró 2 años. En El ladrón de Paris, película ambientada en el siglo XlX (el libro fue publicado en 1.897)  se destaca una historia de amor que se ve truncada,  y esto genera en Georges una gran pena, así que él también roba por despecho para compensar ese vacío que deja el desamor, robar como escapismo que se convierte en una adicción para amortiguar el dolor.

Un filme elegante, sutil, con el actor perfecto, ya que Belmondo reúne todos esos requisitos, del hombre alto, delgado, caballero y encantador que le permitieron a Malle ridiculizar a la burguesía con finura y un estilo exquisito.

La película en esa época no tuvo éxito en taquilla, por fortuna el cine es eterno, se mantiene y viene del pasado para hacernos apreciar películas que no están actualmente en cartelera y poco se habla de ellas, pero que son tesoros que nos esperan para ser  visionados  en el momento indicado; eso fue lo que me pasó con El ladrón de Paris y sobra decir que quedé absolutamente hechizada  y fascinada con la interpretación y elegancia del inmenso Jean-Paul Belmondo, quien le da un poder en extremo magnético a la trama, que se ve enaltecida por una gama de grises, azules  y negros que realzan la belleza cinematográfica característica en la obra de Louis Malle.

Ficha Tecnica:

Título original: Le voleur (The Thief of Paris)
Año: 1967
Duración: 120 min.
País: Francia Francia
Dirección: Louis Malle
Guion: Louis Malle, Jean-Claude Carrière (Novela: Georges Darien)
Música: Henri Lanoë
Fotografía: Henri Decaë
Reparto: Jean-Paul Belmondo, Marie Dubois, Paul Le Person, Julien Guiomar, Geneviève Bujold, Christian Lude, Françoise Fabian, Marlène Jobert, Bernadette Lafont
Productora: Co-production Francia-Italia; Compania Cinematografica Champion, Les Productions Artistes Associes, Nouvelles Éditions de Films
Género: Drama | Años 1900 (circa). Robos & Atracos. Crimen

Por Sandra P Medina

Sigue a Sandra P Medina para más articulos sobre cine en su blog CinEscritos86  un espacio dedicado al cine, a través del periodismo escrito.

FACEBOOK: CinEscritos86 

BLOG: CinEscritos

 

síguenos en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *